últimas noticias:

Evitar el Uso Excesivo de Computadoras y Celulares

Los Mensajes de Texto Perjudican la Movilidad de las Manos

TIJUANA, B.C., AGOSTO 3, 2017.- Luego de un uso excesivo de aparatos con teclados, las lesiones en manos y muñecas habrán de aparecer, llegando incluso a inmovilizarse los dedos, sobre todo el pulgar y el anular.

Esto es una realidad que se está viendo constantemente por el uso excesivo tanto de computadoras como de celulares, los cuales exigen movimientos que, constantes, afectan el funcionamiento natural de la mano.

Una forma de coadyuvar a la prevención de tenosinovitis, es el uso de soportes ergonómicos. Además de que se debe de moderar el uso de dispositivos electrónicos, como lo son los teléfonos celulares, las tabletas y demás.

Según lo ha explicado la doctora Ligia Bravo Cuesta, jefa de medicina en el trabajo de la Unidad de Medicina Familiar UMF número 7 del IMSS en Tijuana, este padecimiento se desarrolla por utilizar el teclado durante largas jornadas.

Una afectación cada vez más común, se conoce como dedo engatillado. Esto ocasiona que el dedo pulgar o el anular, se queden flexionados de forma involuntaria, y que, al tratar de regresarlo a su posición habitual, provoque un dolor intenso, incluso sólo al querer doblarlo.

La doctora señaló que aunque la tenosinovitis se relaciona mayormente con un proceso natural de degeneración por envejecimiento, y que es común en personas mayores de 40 años, el uso excesivo de teclados y celulares constituyen un factor de riesgo.

Agregó además que si la actividad habitual requiere de estos movimientos, es posible que en determinado momento se bloquee la función de los dedos.

Destacó que entre tres y cinco por ciento de la población general,  desarrolla ese padecimiento a lo largo de su vida, por lo que para prevenirlo recomendó llevar un estilo de vida saludable que incluya la ingesta abundante agua, actividad física diaria, dieta equilibrada que incluya frutas, vegetales,  ácidos como el oleíco y linoleíco que son fuentes naturales de antioxidantes.

Explicó que existen dos procedimientos para solucionar el problema: la cirugía tradicional, que consiste en una incisión de un centímetro  y medio en el área lesionada, para localizar la parte estructural de la mano que permite la flexión y que atora  el dedo. Al seccionarla se libera la presión.

La segunda opción no involucra cirugía. Se lleva a cabo una punción con una aguja o una hoja de bisturí muy fina, es decir, se hace  una herida mínima de dos a tres milímetros de longitud para cortar la zona enferma; en unos cuantos minutos se alivia el dolor y el paciente se va a su casa con el problema resuelto, enfatizó.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*