últimas noticias:

Cataluña: Independiente pero con Tiempo para el Diálogo

Confusión y Decepción el Ingrediente que Nadie Esperaba

BARCELONA, CATALUÑA, OCTUBRE 10, 2017.  El presidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha declarado la Independencia de Cataluña, pero ha pedido suspender, durante varias semanas, los efectos de esa declaración, “para emprender un diálogo, para llegar a una solución acordada para avanzar en las demandas del pueblo de Cataluña”. Ha firmado el papel. Pero ha detenido el proceso.

Con los resultados del 1 de octubre, Cataluña se ha ganado el derecho a ser un estado independiente“, ha dicho Puigdemont ante el Parlament. “Si todo el mundo actúa con responsabilidad, el conflicto se puede resolver de manera serena. Por nosotros no quedará“, ha indicado.

Como justificación a su intención de asumir “el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república“, Puidgemont ha hecho referencia a “un consenso amplísimo y transversal” que sostenía que el futuro “lo tenían que decidir los catalanes a través de un referéndum”.

Y sobre el intento de diálogo con el Estado ha interpretado que la respuesta ha sido “una negativa radial y absoluta y combinada con la persecución de las instituciones catalanas”. “No somos unos delincuentes, ni unos locos, ni golpistas ni abducidos”, ha dicho Puigdemont en castellano. “No tenemos nada contra España y los españoles“, ha seguido para luego recurrir a la “relación que no funciona” para justificar su decisión.

El mandatario catalán agradeció la colaboración de todas las personas que colaboraron en la organización de la consulta, ha hablado de los “violentos ataques policiales” contra los manifestantes y ha tenido palabras de recuerdo para las más de 800 personas que fueron atendidas.

El objetivo de las acciones policiales, ha dicho, era “sembrar el miedo”, en lo que ha calificado de un hecho sin precedentes en las democracias europeas. Previamente. Puigdemont ha advertido que no se esperara de su intervención “ni amenazas de insultos”.

A partir de esa primera exposición, Puigdemont ha tirado del guion habitual del secesionismo para recordar la contribución de Cataluña a la modernización de España, su apuesta por la Constitución Española y “las 18 veces documentadas” que Cataluña ha intentado negociar con el Gobierno de todas las maneras posibles.

En ese capítulo también ha tenido un recuerdo para la sentencia del Estatut de “infausto recuerdo” y ha añadido que “el pueblo de Cataluña reclama desde hace años libertad para poder decidir y no hemos encontrado interlocutores en el pasado ni el presente”.

Pantallas en Plazas para ver el Discurso de Puidgemont

Puigdemont también ha criticado el discurso del Rey. “El discurso de la semana pasada confirmó la peor de las hipótesis posible”, ha añadido, antes de añadir que Cataluña se ha ganado el derecho a ser un Estado independiente.

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ha acusado al presidente de la Generalitat de poner “en riesgo la autonomía” catalana y al Parlament con su proceso hacia la independencia.

“No se puede suspender una declaración de independencia que no ha hecho, ha dicho el líder del PSC Miqul Iceta.

“El Estado de derecho no va a permitir ninguna república independiente de Cataluña. ¿Usted pretende declarala? No nos ha quedado muy claro ya que juegan al despiste” expresó el líder del PP Catalán Xavier García Albiol. “Cataluña y España no pueden seguir ni un minuto más instalados en esta inseguridad. Llegará un día en que todos recordemos con vergüenza este periodo negro, en que muchos de ustedes negarán haber formado parte de este proceso de segregación”.

Pensamos que lo que iba a suceder era la proclamación solemne de la República Catalana. Creíamos que hoy era lo que tocaba hacer y tal vez hemos perdido una ocasión, y decimos tal vez, porque el único medio de negociación con el Estado español es la República Catalana”, afirmó la diputada de la CUP Anna Gabriel.

Confusión y Decepción

Por su parte la gente, los catalanes, los independentistas, de la expectación pasaron a la confusión y decepción, concentrados como estaban en el Paseo Lluís Companys de Barcelona, para seguir en directo la comparecencia de Puigdemont en el Parlament.

Decepción”. “Rabia”. “Indignación”. Esas son algunas de las palabras que han empezado a escucharse. Tras horas de espera y entre gran expectación, la gente ha empezado a abandonar la zona en masa.

Los aplausos que habían acompañado buena parte del discurso del presidente de la Generalitat, se han convertido, a continuación, en riadas de personas que se marchaban por las calles adyacentes camino de sus casas.

Puidgemont a su llegada al Parlament

FUENTE: EL PAÍS

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*