últimas noticias:

Sinfónica de Dresde en el Monumento a la Revolución

Para Culminar su Gira que Pasó el Fin de Semana Pasado por Tijuana

CIUDAD DE MÉXICO, JUNIO 10, 2017.- Ha culminado este sábado la gira por México que llevara a cabo la Orquesta Sinfónica de Dresde, con una festiva actuación al aire libre en la Plaza de la República, a un lado del Monumento a la Revolución.

El acto central de la gira, fue realizado el pasado sábado 3 de junio en Tijuana, en protesta contra el muro que Trump pretende construir entre Estados Unidos y México.

La presentación de hoy fue parte de las actividades de la fiesta de clausura del Año Dual Alemania-México 2016-2017.

Fue un concierto en el que sólo actuó la sección de alientos metales de la sinfónica de Dresde con un atractivo programa de música popular en el que alternó con una banda de rock, la cantante guatemalteca Sara Curruchich y el ensamble de percusiones mexicano Lluvia de Palos.

Sara Curruchich en Concierto con la Sinfónica de Dresde

El programa incluyó temas de Frank Zappa, Carlos Santana, una versión del Danzón núm. 2 del mexicano Arturo Márquez y una ópera rock del también compositor mexicano Enrico Chapela, que le fue comisionada por la agrupación alemana y cuyo estreno mundial tuvo lugar la semana pasada.

Entrevistado antes de la función, el director de la Sinfónica de Dresde, el alemán Markus Rindt, se dijo satisfecho y contento por los resultados de esta gira en territorio nacional.

En particular, consideró que el concierto en Tijuana, titulado ¡Derriben este muro!, fue una experiencia maravillosa.

“Nos acompañaron muchos artistas en el escenario; fueron más de cien, entre músicos, pintores y artistas de diferentes expresiones que hicieron cosas diferentes sobre las paredes para tratar de desvanecer de manera simbólica ese muro. Fue absolutamente maravilloso, con más de 2 mil personas como audiencia, como si fuera un enorme festival. Al final todos permanecimos juntos para combatir el aislamiento y el fanatismo”, explicó.

Sinfónica de Dresde en Tijuana

“Hicimos una sesión de improvisación en la que utilizamos parte del material metálico de la valla que hay en la frontera entre Tijuana y San Diego: tubos de metal, láminas y botes de basura, para usarlos como instrumentos, además de que el propio muro nos sirvió de instrumento de fondo”.

Para Markus Rindt resulta aventurado determinar si esta singular protesta artística logró sensibilizar en algo a la actual administración estadunidense.

De lo que está convencido es que sirvió para que los mexicanos y gente de otros países se dieran cuenta de que es importante enviar señales a toda América de que esto no es sólo contra el muro que quiere construir Trump, sino contra los muros, físicos o simbólicos, que hay también en Europa.

FUENTE: LA JORNADA

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*